Mito o realidad, ¿una puerta blindada se vuelve más segura con otra cerradura?

 El hogar es el lugar donde uno debe sentirse cómodo y a gusto, es por eso que la personas buscan cada vez más tener una entrada segura que proteja la casa de peligros externos. Muchos se preguntan si es conveniente o no agregar una segunda cerradura a sus puertas blindadas y te lo contaremos a continuación.

Lo cierto es que puede hacerse, pero no es algo necesario ya que una segunda cerradura a una puerta blindada no brindará más seguridad a la entrada sino que es exáctamente lo mismo.

Cuando uno elije qué cerradura colocar en su casa, siempre es preferible colocar una principal lo más fuerte y segura posible y no dos cerraduras que brinden una seguridad baja o media, ya que en estos casos existe la posibilidad de que si un invasor quiere entrar encuentre alguna falla y pueda forzar la puerta.

En cuanto a cerrojos, no es recomendable colocarlos en puertas blindadas, se ha demostrado que no ofrecen un nivel adicional de seguridad, con su cerradura principal basta para que la casa esté protegida.

Al colocar un cerrojo en una puerta blindada, la manera más segura de hacerlo es ajustando dos tornillos en la placa de metal, pero la seguridad no es la misma que con un anclaje de cuatro tornillos.

Es importante tener en cuenta que un ladrón que se atreve a abrir una puerta sabiendo que es blindada, suele estar preparado para ello. Si consigue forzar la puerta pese a la seguridad que estas ofrecen, un segundo cerrojo mal colocado no será un impedimento para que pueda ingresar a la vivienda.

Por el contrario, es recomendable colocar cerrojos en puertas macizas,ya que en ellas los tornillos quedan bien sujetos y brindan mayor seguridad.

Finalmente, entonces, podemos llegar a la conclusión que una nueva cerradura en una puerta blindada no aumentará el nivel de seguridad, entonces no es conveniente realizar dicha inversion. Si bien no existe aún una puerta que haya comprobado ser 100% segura de robos, se debe tener en cuenta a la hora de protegerlas, que los anclajes sean de buena calidad y que resistan a la fuerza que un ladrón podría aplicar.

Si deseas que tu hogar esté aún más seguro, no olvides otro gran punto de acceso a la casa, las ventanas. Una ventana que no tiene rejas puede ser un punto fácil para que el ladrón entre a robar.

Recuerda que ante cualquier duda, lo mejor es comunicarse con un cerrajero de confizanza ya que si llamas a alguien que no conoces, seguramente te diga que es una buena opción colocar una segunda cerradura en una puerta blindada solo para beneficiarse económicamente.

 

¿Cómo colocar una mirilla digital?

Las nuevas tecnologías han reemplazado la mirilla tradicional, que teníamos que acercarnos a ella para poder mirar, ahora para mayor comodidad contamos con las digitales que desde cualquier lugar podemos observar quien está detrás de la puerta. El uso se ha extendido mucho, si deseas mayor información lee el siguiente artículo.

¿Qué es una mirilla digital?

Es un dispositivo que utiliza una pantalla para mostrar lo que está al otro lado de la puerta, sin que esa persona que llega se dé cuenta, pues no verá la sombra porque la persona no se acercará a la puerta, como se hace en la mirilla tradicional. Algunas son tan avanzadas que guardan las últimas imágenes, esto es muy útil es caso de robos, porque sirve de evidencia.

De esta gran innovación hay muchos tipos que van en función de la nitidez de la imagen, el modelo, entre otros. El precio variará según la exigencia, quedará de tu parte elegir la que más te convenga.

¿Cómo funciona una mirilla digital?

Es muy sencillo, utiliza una pequeña cámara que graba y emite a la pantalla que el usuario ubica donde quiera, todo lo que sucede en el exterior de la puerta. Basta con presionar el botón ubicado en la pantalla e inmediatamente verás la imagen. Aunque aún existen modelos que siguen dependiendo de la ubicación de la pantalla cerca de la mirilla.

Pasos para instalar una mirilla digital

Antes de conocer los pasos de instalación es necesario que sepas que al momento de adquirir una, esta deberá estar bien sellada y traer su manual de instrucciones. Debe incluir la pantalla lcd y el kit de la mirilla. Los tamaños suelen variar, según el modelo.

Si se trata de reemplazar la mirilla tradicional, es muy sencillo porque la mayoría de los kits de instalación incluyen herramientas para desinstalar la mirilla antigua rápidamente, también podrás emplear un destornillador plano si lo deseas. Luego con cuidado de no dañar la puerta irla sacando, desenroscando de un lado y extrayendo del otro.

Una vez desmontada para instalar la nueva mirilla iniciarás por pasar la banda de imagen y meter el resto de la mirilla digital. Para ello se elige el grosor adecuado adaptándolo al grosor de la puerta, cuidando de que no sobresalga ni adentro ni afuera. Ahora viene el ajuste fuerte. Te recomendamos leer bien el manual de instalación que seguramente detallará más los pasos. Esto podrás hacerlo tú mismo, no requieres contratar a nadie. Ahora coloca las pilas y prueba varias veces. La ubicación de la pantalla la eliges tú, pero recuerda que algunos modelos no te permiten alejarte mucho de la mirilla. Finalmente enciende la pantalla y ajusta la imagen. Los modelos que incluyen sistema de grabación suelen ser mucho más costosos.

¿Es costosa una mirilla digital?

El costo no es tan elevado pero eso dependerá de las funciones adicionales que incluya, esto puede ser, más resolución, mayor tamaño de la pantalla, sistema de grabación, entre otros. Aunque gastan pocas baterías sería bueno usar recargables para no invertir dinero en eso. Te recomiendo el uso de este tipo de mirilla, por su fácil instalación y por lo prácticas que son, verás la alta utilidad que proporcionan y te adaptarás rápido.

Instalación de una mirilla digital

Gracias a las nuevas tecnologías hoy en día se puede saber quién está al otro lado de la puerta sin necesidad de mirar por una mirilla tradicional. Y es que cada vez son más las casas que usan mirillas digitales que ofrecen numerosos beneficios.

Una mirilla digital es un aparato que permite ver por una pantalla pequeña lo que pasa al otro lado de la puerta, de igual manera que una mirilla tradicional. La ventaja es que nadie sabe si estamos mirando o no por ella. Por otra parte se aumenta la seguridad del hogar ya que existen modelos que pueden guardar imágenes de las últimas horas, por lo que en caso de robo, la policía podrá contar con pruebas para detener al ladrón.

Las mirillas digitales se instalan de una forma sencilla y son muy fáciles de usar. Incluyen una cámara pequeña que grabe y que emite a una pantalla lcd lo que sucede al otro lado de la puerta. Con ellas no hace falta levantarse para ver quién está llamando a la puerta, ya que solo habrá que dar al botón de esta pantalla y aparecerá la imagen. En la actualidad todavía no hay demasiados modelos que incluyen esta tecnología, estando conectados la mayor parte de ellos a la mirilla, por lo que para ver la imagen habrá que ir hasta la puerta.

A la hora de comprarla debes asegurarte que en la caja esté incluido el libro de instrucciones, el kit de la mirilla y la pantalla lcd. Aunque la pantalla puede variar un poco de tamaño, el de la mirilla tiene que ser el mismo para cambiarlo por una mirilla tradicional si se desea, sin problemas.

Cuando vayas a instalarla lo primero que tienes que hacer es quitar la mirilla antigua. Para ello puedes usar el kit que normalmente viene con el producto nuevo, y si no lo incluye, podrás usar una destornillador plano. En cualquier caso hay que tener mucho cuidado de no dañar la puerta. Una vez fuera se va sacando poco a poco desenroscándola desde la parte interior hasta sacarlo completamente.

Después hay que instalar la nueva mirilla y para ello pasa la banda de imagen y mete el resto de la mirilla. Una vez la tengas bien instalada, apriétala para que quede bien sujeta. Aunque su instalación es muy sencilla, podrás recurrir al libro de instrucciones si lo consideras necesario.

Ahora es el momento de colocar las pilas en el monitos y hacer pruebas. Dependiendo del modelo elegido, puede que tengas que poner la pantalla en la puerta o que te la puedas llevar a la habitación que prefieras. En cualquier caso casi todos los modelos tienen que ser puestos en la puerta por lo que vienen con un sistema de sujeción para que la pantalla no se caiga al suelo cuando se abre y cierra la puerta. Cuando ya esté todo instalada, solo habrá que dar al botón de encendido y ver si se ven las imágenes bien.

Una mirilla digital no suele ser muy cara aunque va a depender de los extras que incluya, por ejemplo, si buscas una pantalla que sea grande, que tenga una excelente resolución que se pueda grabar, el precio se va a incrementar notablemente.

Por último se recomienda usar pilas recargables siempre para ahorrarse dinero y no tener que estar renovándolas constantemente, ya que cuando se acaben se ponen a cargar y volverán a funcionar como al principio.