Mito o realidad, ¿una puerta blindada se vuelve más segura con otra cerradura?

 El hogar es el lugar donde uno debe sentirse cómodo y a gusto, es por eso que la personas buscan cada vez más tener una entrada segura que proteja la casa de peligros externos. Muchos se preguntan si es conveniente o no agregar una segunda cerradura a sus puertas blindadas y te lo contaremos a continuación.

Lo cierto es que puede hacerse, pero no es algo necesario ya que una segunda cerradura a una puerta blindada no brindará más seguridad a la entrada sino que es exáctamente lo mismo.

Cuando uno elije qué cerradura colocar en su casa, siempre es preferible colocar una principal lo más fuerte y segura posible y no dos cerraduras que brinden una seguridad baja o media, ya que en estos casos existe la posibilidad de que si un invasor quiere entrar encuentre alguna falla y pueda forzar la puerta.

En cuanto a cerrojos, no es recomendable colocarlos en puertas blindadas, se ha demostrado que no ofrecen un nivel adicional de seguridad, con su cerradura principal basta para que la casa esté protegida.

Al colocar un cerrojo en una puerta blindada, la manera más segura de hacerlo es ajustando dos tornillos en la placa de metal, pero la seguridad no es la misma que con un anclaje de cuatro tornillos.

Es importante tener en cuenta que un ladrón que se atreve a abrir una puerta sabiendo que es blindada, suele estar preparado para ello. Si consigue forzar la puerta pese a la seguridad que estas ofrecen, un segundo cerrojo mal colocado no será un impedimento para que pueda ingresar a la vivienda.

Por el contrario, es recomendable colocar cerrojos en puertas macizas,ya que en ellas los tornillos quedan bien sujetos y brindan mayor seguridad.

Finalmente, entonces, podemos llegar a la conclusión que una nueva cerradura en una puerta blindada no aumentará el nivel de seguridad, entonces no es conveniente realizar dicha inversion. Si bien no existe aún una puerta que haya comprobado ser 100% segura de robos, se debe tener en cuenta a la hora de protegerlas, que los anclajes sean de buena calidad y que resistan a la fuerza que un ladrón podría aplicar.

Si deseas que tu hogar esté aún más seguro, no olvides otro gran punto de acceso a la casa, las ventanas. Una ventana que no tiene rejas puede ser un punto fácil para que el ladrón entre a robar.

Recuerda que ante cualquier duda, lo mejor es comunicarse con un cerrajero de confizanza ya que si llamas a alguien que no conoces, seguramente te diga que es una buena opción colocar una segunda cerradura en una puerta blindada solo para beneficiarse económicamente.